Adiós tarifa cero

0

2017-11-10

Como resultado de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) determinó nuevas tarifas de interconexión, que estarán vigentes a partir del 1 de enero de 2018, y cambian las reglas del juego de la reforma constitucional de 2013.

Esta medida elimina la llamada “tarifa cero”, originalmente plasmada en la reforma constitucional, en virtud de la cual los operadores no debían pagar al agente económico preponderante, por terminar llamadas en la red de este último. Ésa era la idea del Constituyente.

Sin embargo, la SCJN, al resolver un amparo promovido por América Móvil, declaró inconstitucional la tarifa cero y ordenó que el IFT —órgano facultado para ello— definiera tarifas de interconexión, con base en un modelo de costos. Esto último (lo del modelo de costos), mi colega de El EconomistaGerardo Flores, además Senador de la República, cataloga la resolución de la SCJN como un exceso al “poner en boca del Constituyente un supuesto lineamiento de qué criterios seguir para determinar las tarifas de interconexión”.

Se sabe que con las nuevas tarifas de interconexión que entrarán en vigor el próximo año, se redujo la asimetría de la tarifa en un 55 por ciento. Es decir, el diferencial de lo que paga hasta esta fecha Telcel por terminar llamadas en la red de ATT y Telefónica, y viceversa, respecto a lo que se va a pagar a partir del año próximo, se redujo 55 por ciento.

En este sentido es difícil definir si las tarifas finales al usuario vayan a ser afectadas. Tenemos un efecto en dos sentidos. Telcel ahora va a pagar menos por terminar llamadas en las redes de su competencia, al tiempo de que tendrá ingresos por la terminación de llamadas de la competencia en su red. De esta manera, Telcel tiene incentivos para bajar sus tarifas al usuario.

Pero ATT y Telefónica tendrán un impacto negativo, al recibir menos ingresos por parte de Telcel, para terminar llamadas en las redes de los primeros, al tiempo de que a partir de enero tendrán que pagar por terminar llamadas en la red de Telcel. En estos casos las tarifas al usuario no pueden bajar, al contrario.

Las dos conclusiones que tendría a este respecto son:

La medida beneficia sustantivamente al agente económico preponderante América Móvil, y perjudica a su competencia (ATT y Telefónica).

Es una pésima señal para los inversionistas, nacionales o extranjeros, cambiar las reglas del juego a la mitad del partido. Las empresas le entran al mercado mexicano con un modelo de negocio que les resulta rentable, y en razón a un marco jurídico que se establece desde el principio. Modificar las reglas, una vez arrancado el juego, es darle al traste a las proyecciones financieras del inversionista y a la confianza del país.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image