¿Que el gobierno tenga su compañía telefónica?

0

El gobierno mexicano podría volver a tener una compañía telefónica. Sí, así como cuando tuvo Telmex. Y el objetivo sería dar internet a toda la población. Así lo dijo el presidente López Obrador, quien como suele ser en estos discursos, inició éste con todo respeto y se lanzó en contra de las compañías telefónicas por no haber podido atender a toda la población del país, llevándoles servicios de internet.

Sin embargo, que el gobierno vaya a convertirse, otra vez, en empresario… suena extraño: el gobierno no cuenta con recursos para estar invirtiendo en un sector tan intensivo en capital como son las telecomunicaciones, además, ni es la función estatal ser empresario en cada sector de la economía donde haya problemas.

El Estado debe velar por el buen desarrollo de las telecomunicaciones, ver que haya condiciones de competencia y compromisos de inversión e, incluso, en algunos casos en los que se quiere abatir el rezago digital de la población, el Estado puede participar con la iniciativa privada. Tal y como lo está haciendo en el famoso proyecto de la Red Compartida, donde un privado (Grupo Altán) termina invirtiendo y siendo un operador mayorista que brinde internet y telefonía a otros operadores regionales, de manera más económica, y así hagan llegar los servicios de telecomunicaciones a todo el país.

CUANDO TELMEX ERA DEL GOBIERNO

Sin embargo, de ahí a que el gobierno vuelva a ser empresario. Cuidado. Cuando Telmex era del Estado, tenía tan mal servicio que pagar la luz era una operación de una hora y media con filas de una cuadra. En aquel entonces, el contar con una línea telefónica era tan difícil que los departamentos se rentaban con línea telefónica. No vayamos tan lejos, hoy en día el Estado mexicano es dueño de Correos de México y la empresa es un desastre frente a cualquier servicio de correo del mundo.

ARTÍS QUIERE EMPRESA DEL ESTADO EN TELECOMUNICACIONES

¿Cuál es el proyecto del que habla el presidente López Obrador? Habla de utilizar dos hilos de fibra óptica de CFE, es decir, utilizar la red por hasta 50 mil kilómetros que hay en el país y corre por los postes de luz. Es un proyecto liderado por Raymundo Artís Espriú, encargado de la EDN de la Oficina de la Presidencia y quien fue el primero en hablar de que si no se conseguía capital privado para desplegar la red de CFE, entonces el gobierno haría su propia empresa.

A POCO CORREOS O TELÉGRAFOS FUNCIONAN BIEN

Nos quedamos en que los dos hilos de fibra óptica de CFE tendrían una licitación internacional. No sabemos si el gobierno ya se echó para atrás en ello. Sin embargo, ahora habla de crear una empresa del gobierno de telefonía para desplegar el “internet para todos”. Que el gobierno vuelva a ser empresario en todas las áreas donde hay problemas, no es la mejor idea porque ni habrá recursos suficientes y ni es función del gobierno ser empresario, sino velar por las mejores condiciones para la ciudadanía. Ejemplos de cómo el Estado ha sido pésimo como empresario los tenemos tan sólo en Correos de México (una vergüenza de operación) o en Telégrafos (Telecomm), que lleva sexenios con pérdidas. ¿De verdad puede el gobierno y tiene recursos suficientes para crear una compañía telefónica, con todos sus gastos y necesidades de capital? Suena muy difícil.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image