Nuevo calla bocas

0

David Páramo | Dinero en Imagen | 18 de diciembre 2015

Días después de que se dio el apagón analógico en Nuevo León hubo quienes se dieron cuenta, o algo así, de que no todos los mexicanos tendrían señal digital y rápidamente los miserables de siempre iniciaron una campaña feroz en contra de las empresas de televisión abierta y, en particular, de Televisa.

Inventaron una presunta molestia, que jamás se manifestó de la población, porque dicen ser defensores de las audiencias, cuando en realidad son una vergüenza que se guía por los odios personales y se venden a quienes se benefician con la televisión de paga.

De ahí derivaron a que eran las televisoras abiertas las que estaban atrás del movimiento porque les dañaba en las mediciones de audiencia. Una posición tan falsa como absurda, puesto que desde hace más de año y medio todo el mundo sabía cuándo se daría el apagón analógico y se conoce la experiencia internacional en cuanto al periodo de recuperación de las audiencias que, en ningún caso, supera el año.

La siguiente mentira que propalaron Dolores Padierna, Javier Corral y sus seguidores como AMEDI y Observatel, es que las iniciativas de algunos legisladores que fueron aprobadas por el Congreso para dar prórroga a favor de las televisoras y que evitaran una megamulta que sólo existió en la imaginación de estos tipos, así como de dos o tres que les siguieron en las redes sociales.

Tipos que jamás han tenido honestidad para reconocer sus errores han preferido guardar silencio ante hechos como que, suponiendo sin conceder, las complementarias de Televisa y Azteca no estuvieran listas (cosa que no ocurrió en los hechos), la multa sólo se aplicaría a ellas y no a toda la cadena, por lo que no habría motivo para hablar de “megamultas”.

Ante las evidencias, han caído en el ridículo con quejas como que 17 mil 500 personas se quedaron sin televisión abierta en el Bajío, cuando hay más de diez millones de habitantes en esa parte del país.

De hecho, han guardado silencio (al menos hasta el momento) ante el rotundo éxito que tuvo el apagón analógico en el centro del país. Por ahí algunos se han atrevido a decir que no fue tan bueno porque poco más de mil 700 familias en el Valle de México se quedaron sin señal.

Otra vez, sin entrar en los datos del número de viviendas y habitantes en el centro del país, la realidad es que el apagón analógico en este momento funcionó con verdadero éxito.

La ley, emanada de la reforma constitucional que fue aprobada por todos los partidos políticos, establece que el apagón analógico se realiza cuatro semanas después de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes informe al Instituto Federal de Telecomunicaciones que hay una cobertura de por lo menos 90% en cada uno de los territorios.

En este caso, el apagón analógico en el centro del país cubrió 92.5%, lo que implica una cobertura que va en línea con los parámetros internacionales.

TRANQUILIDAD

Dentro de la turbulencia internacional que se extendió durante prácticamente un año, insistí en esta columna en que la economía mexicana estaba funcionando de una buena manera y que las medidas tomadas tanto por la Secretaría de Hacienda como el Banco de México eran las correctas, puesto que en ningún momento cayeron en pánico ni siguieron las corrientes de opinión.

Ha quedado claro, como lo demuestra la debacle argentina, que teníamos razón todos aquellos que decíamos que, una vez pasada la turbulencia, se haría mucho más evidente la separación entre una economía que ha tomado buenas decisiones de aquellas que se han mantenido sumidas en el populismo.

Adicionalmente, la junta de gobierno del Banco de México, encabezada por Agustín Carstens, ha dado muestras claras, contundentes y objetivas de que están siguiendo una política adecuada que debe dar una gran tranquilidad a los agentes económicos.

Lamentablemente el gobierno de Enrique Peña Nieto sigue dejando pasar la oportunidad de hacer público el buen momento que tiene la economía.

DESCANSO

Esta columna y todos los espacios que encabezo para Grupo Imagen Multimedia (programa de radio en Reporte 98.5; editorial en Titulares de la Noche y programa de televisión, ambos en Excélsior Televisión y esta columna) entrarán en receso con motivo de la Navidad y las fiestas de Año Nuevo. Volveremos a vernos, oírnos y leernos el próximo 6 de enero.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image