Los teléfonos móviles y el terremoto

0

Mucho se ha hablado sobre la participación de los Millennials en las labores de rescate durante y después de los sismos del 7 y 19 de septiembre. Da gusto ver a jóvenes volcados ante la tragedia para ayudar a quienes más lo necesitaban.

Independientemente del entusiasmo y solidaridad de los jóvenes, es importante notar que la tecnología, principalmente la telefonía celular, que hace 32 años no existía, jugó un papel preponderante en la manera como vivimos los sismos. Y esta nueva generación de jóvenes maneja los celulares mejor que ninguna otra.

Hace 32 años, en el 19 de septiembre de 1985, prácticamente la única fuente para informar masivamente a la población sobre lo sucedido después del sismo fue la crónica televisiva, en vivo, narrada por el periodista Jacobo Zabludovsky. En un histórico recorrido a bordo de su automóvil y con un teléfono que en aquel entonces era tecnología de punta de lanza, Jacobo pudo narrar el desastre durante horas ininterrumpidas y así los mexicanos nos enteramos de lo sucedido.

Esto ocurrió incluso cuando las oficinas de grupo Televisa en avenida Chapultepec 18 habían sido derrumbadas por el sismo. Ese día, prácticamente la única fuente fidedigna de información fue la narración de Jacobo y de esta forma autoridades, población y familiares de las víctimas tomamos las decisiones necesarias para movernos.

El 19 de septiembre del 2017, como una mala jugada del destino, a las 13:14 horas, después de los simulacros, la Ciudad de México sufrió otro sismo devastador. En esta ocasión, los mexicanos ya contábamos con más de 112 líneas de teléfonos celulares. El papel que estas líneas jugaron fue determinante para informar, organizar, localizar y, sobre todo, contactar a otras personas.

No obstante el éxito de los celulares, principalmente los smartphones, para comunicar lo ocurrido, informarse y contactar de manera personal con los seres queridos, la televisión sigue siendo la gran fuente de información que permite transmitir información masivamente a la población, organizar a los cuerpos de rescate y difundir o corroborar noticias profesional y verazmente.

Hay quienes argumentan que la televisión es ya un medio anacrónico; sin embargo, el sismo del 19 de septiembre una vez más pone en manifiesto que la televisión no solamente es indispensable, sino también complementaria a otros medios como pueden ser los teléfonos móviles.

Los teléfonos móviles nos permiten tener acceso a aplicaciones que pueden alertarnos sobre un sismo con anticipación suficiente. También sirven para lograr comunicar a la gente con sus seres queridos y así evitar pánico o desesperación, como sucedió durante días en el terremoto de 1985. Incluso se sabe de casos en los cuales el teléfono celular logró salvar la vida de algunas víctimas que se pudieron localizar a tiempo gracias a que se pudo identificar el sitio donde se encontraban.

Es justo decir que en este caso, tanto los operadores móviles como las principales cadenas televisivas sacrificaron gran parte de sus utilidades al poner sus medios gratuitamente al servicio de la comunidad.

En otro tema:

Durante su semana de estreno, la telenovela Caer en Tentación se mantuvo consistentemente como líder de audiencia en su barra de horario, al registrar un share (porcentaje de canales encendidos) promedio de 19.10%, de acuerdo a datos de Nielsen IBOPE México.

Del lunes 25 al viernes 29 de septiembre, la telenovela transmitida por Las Estrellas superó a su competencia directa por 172.08%. Caer en Tentación narra la historia de dos matrimonios, los Becker y los Alvarado, que luego de un trágico accidente automovilístico, descubren una serie de dolorosas mentiras originadas por una infidelidad, situación que los hará replantear sus convicciones y cambiar el rumbo de sus vidas.

Caer en Tentación, protagonizada por Silvia Navarro, Gabriel Soto, Adriana Louvier y Carlos Ferro, se transmite de lunes a viernes, a las 21:30 horas, por Las Estrellas.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image