Los cinco años del IFT

0

2018-09-13

Alrededor de tres años atrás, en estas páginas me atreví a escribir que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) se había convertido en sus escasos dos años de vida en uno de los principales referentes regulatorios de América Latina. En ese momento las críticas no tardaron en llegar, más de uno acusándome de vivir en un universo paralelo como los que existen en películas de superhéroes.

Hace muy pocos días se cumplió el quinto aniversario del IFT, por lo que me parece necesario rememorar las palabras controversiales de aquella columna:

“Cualquier persona con interés en el desarrollo de las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC) de América Latina comprende que México es un mercado referente para el resto de la región”. En otras palabras, todo lo que sucede en este mercado a nivel de competencia y regulación es analizado minuciosamente por prensa, académicos, analistas y representantes de gobierno interesados en el desarrollo de este sector.

Entre los aspectos que han llamado la atención más allá de las fronteras mexicanas se pueden nombrar los requisitos en conocimiento que se le exige a los comisionados del (IFT), entidad encargada por velar por el sano desarrollo de las TIC en el país.

Otro aspecto del IFT que también ha sido contemplado con sumo interés en otros mercados de América Latina es su carácter de ente autónomo y con patrimonio propio, entre otras características. En una región donde los entes de regulación para el sector de telecomunicaciones son intervenidos directa o indirectamente por el gobierno de turno, la autonomía y solidez presupuestaria se convierten en elementos claves para fomentar la objetividad en las decisiones de sus integrantes.

Desde mi perspectiva, hay dos aspectos del IFT que hay que resaltar. El primero es el proceso de apagón analógico que se está llevando a cabo en el país (concluido en el 2015). Independientemente de las reservas que se puedan tener sobre cómo se ha desarrollado el proceso, hay un dato inalienable: los tiempos pautados se están cumpliendo. En este renglón, México se ha posicionado como el líder de América Latina en su transición a Televisión Digital Terrestre (TDT)…

Otra área en la que el IFT ha estado trabajando con celeridad es en el cronograma para la adjudicación de espectro radioeléctrico para la oferta de servicios móviles a los distintos prestadores de este servicio en el país. De cumplirse el cronograma planteado, México pasaría de ser uno de los mercados más rezagados en la cantidad de espectro adjudicado a ser uno de los líderes de América Latina en este renglón (algo que sucedió en el 2018). No obstante, ni la adjudicación de espectro radioeléctrico ni el camino hacia la TDT estarán libres de desafíos. Muchos de estos obstáculos surgen como consecuencia de decisiones o situaciones que pueden no siempre depender del IFT.

El tiempo pasó y apenas en el transcurso de tres años desde aquellas palabras México se afianzó como el único mercado que ha concluido su apagón analógico, el país que más ha avanzado en asignación de espectro y el único en el mundo que ha lanzado una red mayorista para servicios inalámbricos fijos y móviles.

Agregaría a lo resaltado en el 2015, la reducción en el número de litigios que protagonizaba el sector de telecomunicaciones antes de la reforma de telecomunicaciones. De todas formas, siempre hay espacio para mejorar y el IFT siempre se ha mostrado dispuesto a trabajar sobre críticas constructivas. Elemento que no siempre es fácil de encontrar en un entorno donde los expertos que producen datos propios son escasos y las agencias de publicidad disfrazadas de consultora hacen demasiado ruido en la prensa.

Sólo me queda felicitar a los presentes y pasados comisionados por su labor a favor del desarrollo de las telecomunicaciones en México.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image