El jet eléctrico israelí que podría convertirse en el “Uber” aéreo

0

El pequeño avión de 11 asientos que volaba entre los aeropuertos regionales infrautilizados podría hacer que los ‘súper desplazamientos’ por avión sean tan baratos como los de autobús, aseguró el fundador de Eviation Aircraft.

El director ejecutivo de Eviation Aircraft, Omer Bar-Yohay, se imagina un día no tan lejano en el que pedir un avión de negocios desde un teléfono inteligente sea tan fácil como llamar a un Uber.

Bar-Yohay habló de un futuro en el que las personas podrían llevar Uber a un aeropuerto regional, luego usar otra aplicación de teléfono inteligente para convocar un avión eléctrico de Eviation, la empresa con sede en Israel, y llevarlo a bajo costo a destinos a cientos de millas de distancia.

“¿Qué pasaría si Uber se encuentra con Tesla en el cielo?”, preguntó Bar-Yohay retóricamente en una entrevista.

Eviation estuvo en el Salón Aeronáutico de París a principios de este año con un prototipo de pequeña escala, y tiene la intención de regresar con un avión eléctrico a gran escala capaz de transportar pasajeros en 2019.

Los cofundadores estuvieron en la conferencia de tecnología de Wall Street Journal para recaudar fondos, con un objetivo de alrededor de 20 millones de dólares. La startup fundada hace unos dos años ha salido a buen puerto, con algo de ayuda del gobierno israelí, pasando por alrededor de 10 millones de dólares hasta la fecha, según Bar-Yohay.

La nueva inyección de efectivo se utilizará como combustible en una carrera para ser el primero en comercializar un avión eléctrico diseñado para transportar hasta nueve pasajeros y dos tripulantes. “Hemos estado corriendo a toda velocidad durante los últimos dos años”, admitió Bar-Yohay.

En lugar de pasar horas en un automóvil que viajaba cientos de millas, un avión eléctrico convocado a pedido a un aeropuerto regional llevaría a los pasajeros a destinos lejanos de forma rápida y económica. La evasión está destinada a aprovechar los pequeños aeropuertos típicamente subutilizados, lo que los convierte en puntos de despegue para los vuelos bajo demanda.

“Tiene que costar como un boleto de autobús. Si construyes el avión eléctrico, como un Tesla, el costo para operarlo se vuelve ridículamente bajo”, explicó Bar-Yohay sobre el servicio.

Los componentes eléctricos para aviones son una fracción del costo de piezas comparables para motores en aeronaves tradicionales, y son más confiables. “Necesitas construir máquinas que nunca se rompan; los componentes eléctricos son naturalmente así”, agregó.

Las baterías del avión de desviación se extienden en más de una docena de lugares, por lo que “no importa lo que te golpee, alguna parte del avión tendrá el poder para mantenerte en funcionamiento”, según Bar-Yohay.

El rango esperado del avión de Eviation será de aproximadamente 1050 kilómetros. La idea es hacer que el avión sea piloto automático, por lo que podría ser convocado por una aplicación o estar disponible como se desee para las personas que agrupan recursos para comprar uno.

“El mercado puede convertirse en un transporte para las masas. Ya nos estamos acostumbrando a no ser dueños de todo”, asumió.

Además sostuvo que, si bien la sociedad puede lidiar con la confianza de los automóviles que conducen a sí mismos, los aviones autopropulsados ​​existieron durante décadas. “No estamos aquí para robar clientes de Cessna u otros fabricantes de aviones. Estamos aquí para robar clientes de Ford, GM, Tesla … porque podemos cobrar más barato por kilómetro”.

Bar-Yohay señaló que ya se está formando la competencia, incluido el líder de viajes compartidos Uber, que investiga los vehículos de despegue vertical para llevar pasajeros a corta distancia.

“Allí afuera tenemos el océano azul, y habrá espacio para todos”, concluyó.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image