Información verificada

0

2018-11-13

El colectivo Tactical Tech analiza en su proyecto Our Data Our Selves el uso de los datos personales en los procesos políticos contemporáneos. Esta ONG internacional examina la forma en que en la nueva “sociedad digital” los datos personales se convierten en información valiosa que puede ser utilizada por diferentes actores para influir sobre los ciudadanos.

13 de Noviembre de 2018

Entre sus ejes de análisis se incluyen los datos que son utilizados durante las campañas electorales para alcanzar o mantener el poder. El estudio toma como punto de reflexión lo que constituye, hoy en día, uno de los principales temas de debate sobre el impacto de la tecnología en los sistemas democráticos: cómo los continuos avances en las tecnologías digitales han generado un nuevo modelo de comunicación política.

De acuerdo con la información del proyecto, los grupos políticamente activos utilizan, como una herramienta más de sus estrategias electorales, una amplia gama de instrumentos y técnicas —marketing, estadística, sicología— para hacer avanzar sus agendas, promover sus campañas e influenciar a los votantes.

De esa manera, dichos grupos acumulan una gran cantidad de datos sobre el electorado que, en última instancia, impactan, dada su magnitud, lo que el estudio denomina como “la dignidad de los procesos democráticos”. El nuevo juego democrático pasa por las redes, en una nueva realidad que llegó para quedarse.

El uso de diversas plataformas digitales y redes sociales ha estado en el centro de la discusión durante procesos políticos en los últimos años. La red privada WhatsApp no ha estado exenta de dicha discusión, más aún, en lugares donde es considerado una importante herramienta para campañas políticas, dado que constituye el principal “vehículo” de comunicación con grandes segmentos de la población.

El estudio realizado por Tactical Tech, durante los últimos 18 meses, confirma, entre sus hallazgos, que WhatsApp es una de las principales formas de mensajería política en muchos países, situación que potencia su cobertura e influencia, llegando a redes familiares y de circuitos basados en relaciones de amistad.

El uso gratuito de dicha herramienta, junto con sus características de encriptado de mensajes, personalización de información y su fuerte penetración en comunidades en donde el acceso a internet es por vía de teléfonos inteligentes, constituye un valor agregado muy diferente a redes como Twitter y Facebook.

Por lo anterior, los encargados de las campañas políticas diseminan información, fake news, fotos, mensajes y llamados por medio de grupos de WhatsApp, además de su utilización para convocar y movilizar a seguidores en torno a una causa.

En nuestro continente, el uso de WhatsApp se ha convertido en parte importante del proceso político. En las elecciones celebradas recientemente en Brasil, como señala la Misión de Observación Electoral de la OEA, en su Informe Preliminar presentado a finales de octubre, uno de los desafíos novedosos y más complejos fue el uso de sistemas encriptados para la difusión masiva de contenidos.

Como se señala en el informe: “Ante la intensificación de este fenómeno, la Misión ha observado de forma positiva la reacción de las autoridades electorales, medios de comunicación, agencias de verificación de información y plataformas en línea”.

Esta reacción, por parte de los actores pertinentes, incluyó la adopción de medidas puntuales, tales como los mecanismos de verificación de noticias, para refutar informaciones falsas y fomentar la divulgación de información verdadera en el amplio electorado brasileño.

BALANCE

Es fundamental que el uso de la tecnología en los procesos políticos esté apegado a los principios, prácticas y valores democráticos por parte de todos los actores. Sólo de esa manera será posible apuntalar sus beneficios, mitigar sus efectos nocivos y procurar que el flujo de información para la toma de decisiones se base en la verdad y no en la mentira.

Para ello, es fundamental el concurso de todos los actores de la sociedad y un enfoque multisectorial que privilegie el fortalecimiento de la democracia por encima del uso indiscriminado de los medios a su alcance para lograr sus fines en la lucha por el poder político. En pocas palabras: más información verificada y menos mentiras fabricadas.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image