El pleito de Slim contra la industria

0

En una especie de déjà vu, la industria de las telecomunicaciones entró de nueva cuenta en un litigioso proceso que tiene al país en vilo. Como ocurrió en años anteriores a la reforma constitucional, nuevamente el futuro de la industria está en manos de los jueces. El tema, como se sabe, es si debe o no eliminarse la llamada tarifa de interconexión cero, que no es otra cosa sino una facilidad que otorgó el Estado para que la industria desarrolle competencia vigorosa y no dependamos todos eternamente de una sola compañía.

A mí me llaman la atención tres cosas en el comunicado que emitió América Móvil antenoche. La primera es que la empresa de Carlos Slim critica que el Poder Legislativo se metió en el tema de la interconexión, anulando, dice, las facultades del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). Dijo la empresa que eso pone en riesgo temas como la certeza jurídica y la estabilidad regulatoria. Pero ¿qué no el Poder Legislativo es parte esencial de la soberanía del Estado como Poder de la Unión? Los legisladores representan a la ciudadanía, no a una empresa en particular. La sola mención que hace América Móvil al respecto es una insolencia.

La segunda peculiaridad es la mención que hace de que la eliminación de la tarifa cero no afectará el precio a los consumidores. América Móvil señala que es la competencia la que determina actualmente los precios, pero olvida decir que esa competencia finalmente se vigorizó gracias a la reforma y las disposiciones que permitieron que nuevos jugadores entraran a la industria. Recordemos la sencilla ecuación desequilibrada que la motivó, que equivale a decir que, si quieres entrar a mi negocio de ferrocarriles con tus trenes, está bien, pero yo te alquilo mis vías —que son las únicas—, y te digo a qué hora las debes usar y por qué ruta debes ir.

La tercera es la curiosa omisión de la marca AT&T. No la nombran ni por error. Pareciera que quien redactó aquel comunicado perdió la capacidad de teclear esas simples letras. Pero es muy sencillo. Hay mucha gente en América Móvil que pudiera hacerlo. Todos fueron a la primaria. Basta con poner una A, una T, un signo & y otra T. Con ello ahorrarían bites, tinta, y facilitarían al consumidor la comprensión del tema, en lugar de poner su entrecomillado que dice: nuevo entrante.

Los mexicanos estamos hartos de los pleitos en este sector. ¿Cómo vamos a abrazar el Internet de las Cosas y la revolución 4.0 de la industria de la manufactura, si recurrentemente este tipo de empresas se empecinan en defender sus privilegios monopólicos?

América Móvil tuvo ventas por 264 mil millones de pesos en el primer trimestre de este año. Sus utilidades antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización fueron de 72 mil millones de pesos. Pero no les es suficiente.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image