Confirmada la 3ª prórroga para red compartida

0

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el IFT emitieron el viernes un comunicado confirmando lo que ya le habíamos adelantado: la tercera y definitiva prórroga en la licitación de la banda 700 mhz para la creación de la red compartida o red de redes.

La prórroga será, en efecto, de seis semanas y, aunque ya estaba decidida desde principios de semana, el anuncio fue oficial hasta que concluyó la etapa de aclaraciones, en la que se respondieron cerca de 900 preguntas.

La principal razón de esta prórroga, como ya lo habíamos informado, es que algunos de los interesados, que al parecer sólo son tres en al etapa final, solicitaron más tiempo para cerrar sus planes de financiamiento que se complicaron por la volatilidad de los mercados. Lo que trascendió y que no confirmaron ni la SCT ni el IFT es que sólo una empresa manifestó estar lista para cumplir. Y al menos Rivada Networks, que encabeza Declan Ganley,  me ratificó que no necesita más tiempo para presentar su oferta técnica y financiera.

De acuerdo con el nuevo calendario, será ahora el 12 de septiembre cuando los interesados presenten ante la Unidad de Competencia del IFT la solicitud de opinión en materia de competencia económica e influencia que seguramente será positiva, porque ninguno de los tres postores que se mencionan participan hoy en el mercado.

El IFT tiene de plazo hasta el 17 de octubre para la notificación y el 20 de octubre se deberán presentar las solicitudes, que será realmente cuando sabremos si aprovecharon la prórroga las otras empresas. El fallo será dado a conocer el 17 de noviembre y la firma del contrato se realizará el 27 de enero de 2017.

¿Es un fracaso de la SCT esta tercera prórroga? Yo prefiero ver el vaso medio lleno y confiar en que sí haya más de un postor y que la licitación no sea un fracaso aunque será difícil que se cumpla la meta de que la red inicie operaciones en abril de 2018.

Julio Santaella niega maquillaje de cifras de pobreza

El Premio Limón Agrio es para Julio Santaella, presidente del Inegi, por modificar la medición del Módulo de Condiciones Socieconómicas 2015 sin consultar ni con el Coneval ni con los principales usuarios de información del Inegi. Cierto que el cambio ya se había acordado antes de que Santaella fuera nombrado presidente a partir de este año, pero a él le correspondió el aterrizaje de esta nueva medición básica para el cálculo de la pobreza. Aunque el viernes justificó la nueva medición más acorde a las cuentas nacionales y negó en forma tajante que se trate de un maquillaje de cifras de la pobreza y que, al contrario, esta captación de datos es más fiel porque en muchas ocasiones las personas encuestadas mienten sobre sus ingresos, también reconoció que no puede haber comparaciones con ejercicios anteriores. Aceptó, además, que sí debe existir un mejor canal de coordinación con el Coneval.

El error de Santaella será muy difícil de reparar porque se pondrá en duda no sólo la medición de la pobreza, sino la credibilidad de todo el proceso de medición del Inegi.  Ahora sí que, como dice el refrán, no hagas cosas buenas que parecen malas.

Este cambio en la medición del Inegi distorsionará los resultados de la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares, y pone en duda la autonomía del Inegi después de que José Antonio Meade, secretario de Desarrollo Social, ha cuestionado las cifras de medición de la pobreza en México.

Gonzalo Hernández Licona, puntos sobre las ÍEs.

El Premio Naranja Dulce de la semana es para Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Coneval, quien criticó severamente la modificación que hizo el Inegi en la medición del ingreso a los hogares que se realizó sin transparencia ni planeación y al margen del convenio de colaboración con el Coneval. Hernández Liconamandó la señal de alerta porque se modificó una variable indispensable para medir la pobreza, lo que calificó como “una ruptura histórica” en las mediciones que realiza el Coneval desde 2008.

Hernández Licona demostró la autonomía del Coneval frente al gobierno federal y resaltó el otro error del Inegi: actuar con opacidad cuando en México hay una historia de desconfianza en el manejo de las cifras.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image