Altan: Bueno… ¡revelaron tantito!

0

Altan decidió decir un poco más de quién se trata. Son los del consorcio Veta Grande del empresario español Eugenio Galdón. En agosto 22 le comenté que Comunicaciones Veta Grande era un grupo encabezado por Eugenio Galdón Bugarolas (quien el jueves pasado entregó la propuesta a la SCT, que encabeza Gerardo Ruiz Esparza).

Ahora resulta  —dicen los enterados—que Miguel Escobedo, el abogado de todos conocido que ha sido promotor y cabildero de la Red Compartida con Juan Ludlow (quien lo dejó para irse con Rivada- SIC), desde la época de Juan Molinar, es el inversionista institucional que se ha asociado con el Banco Mundial y Morgan Stanley Infrastructure (que le ponen cada una 30% de los 7 mil millones de dólares de la inversión estimada).

MSI es dirigida por Markus  Hottenrott y el fondo de infraestructura tiene capacidad para invertir. Lo ha hecho en activos regulados (carreteras, redes de gas, metros), así que no es buen compañero de una Asociación Público Privada (un esquema que internacionalmente conoce).

Mire, Galdón es presidente de Multitel y Val Comunicaciones, fue cabeza de la empresa ONO, que a su vez fue vendida a Vodafone, venta de la que él y sus socios recibieron 7 mil 200 millones de euros y seguramente, explican algo de su liquidez.

Tienen varias “consejerías” empresariales, entre ellas, presidente de Fundación Everis, adquirida en 2013 en más de 550 millones de euros por la japonesa NTT.

Galdón también es director de la División Audiovisual de Prisa, donde es socio Roberto Alcántara y, probablemente podría ligársele con Indra, una potente experta española en redes, comunicación y seguridad. Indra hoy está representada por el extitular de SCT, Pedro Cerisola.

Galdón inicialmente estructuró Consorcio de Comunicaciones Veta Grande integrado por Joaquín Coronado, responsable y subdirector del consorcio; Nicolás Borges, responsable de Estrategia; Jaime Bustillo, Chief Technical Officer (CTO) y, Miguel Lorrio, Banco Santander, pues la matriz, más que la filial mexicana presidida porMarcos Martínez, es la que acompaña la propuesta empresarial.

¿Cómo se sumaron Axtel, de Rolando Zubirán y Megacable deEnrique Yamuni,
Como las tres grandes carriers “han despreciado” la red porque tienen una cultura propietaria de redes, se acercaron a las cableras y operadores independientes, no subió todavía a Maxcom, de Enrique Castillo (de hecho presidente de Banamex), pero recuerde que el mercado de cableras y el del sector público es tan enorme como el de Telmex-Telcel.

¿Qué llama la atención? La rara estructura de inversionistas que acompañó a Galdón, pero comenzó a ser rastreable. Primero es Isla Guadalupe Invest-ments, SLU, cuyo único socio es el mismo EugenioGaldón Brugarolas.

Sume Marapendi Holding BV (una holding financiera con sede en Amsterdam y registro en Londres, pero con socios difíciciles de distinguir, abierta el 2 de septiembre de este año con registro 66768314 y cuyo teléfono nadie contesta).

Hansam, SA de CV constituida por el abogado Miguel Escobedo, el chairman de Veta Grande y de Altan; la Corporación Financiera Internacional filial de financiamiento al sector privado del Banco Mundial –no llega si el gobierno no la invoca–.

Le sigue el CMF Investment Company LI BV, ¿sabe quién es? El China Mexico Fund, lo que hace suponer que el socio fuerte podría ser Huawei ¿no? Sume dos fideicomisos que explican por sí solos por qué se retrasó la licitación para integrar la propuesta financiera: El primero es el Fideicomiso de Administración Número 2431. Se trata del CKD Infraestructura México (CKDIM), que dirige Mario Gabriel Budebo, y están asociados XXI Banorte, Banamex, GNP Profuturo y PensionISSSTE, también un fondo privado de pensiones, dos aseguradoras y el Fonadin de Banobras, que dirige Abraham Zamora, y La Caisse de dépôt et placement du Québec, de Alonso García Tamés. El Fideicomiso fue constituido en Deutsche Bank cuando lo dirigía Jorge Arce, y por ello se pasó a Morgan Stanley (de ahí suba a su filial Infrastructure). El CKD IM levantó cerca de 3,400 millones y ha tenido un primer call por mil 678 millones de pesos que compró 51% de cuatro concesiones carreteras de ICA para inyectarle flujo.

Luego está el Fideicomiso Irrevocable de Emisión de Certificados Bursátiles denominado “Fflatam-15-2” y FF Latam  representado porRicardo Calderón que es PMIC Latam con cuatro fondos emitidos por Nafin, que dirige Jacques Rogozinski, CTL (pudiera ser Century Tokio Leasing) la propietaria de una arrendadora estadunidense CSI con operación en 36 países y con filial CSI México, especializada en arrendamiento de infraestructura, IGI (no sé si hablen de Izaki Group Investment de Nueva York, porque de ahí no hay muchas IGI en México en registros de fondos de inversión) y por último, el Fideicomiso Coinversión ¿sería que un pasante copió el final de algo que no supo presentar?

No se conoce la estructura administrativa y financiera (porcentajes, montos, etc, justo lo que van a evaluar en las ofertas técnicas y económicas tanto el equipo de Aspe y del IFT, de Gabriel Contreras), pero explica el retraso para integrar la oferta financiera y también la confianza en que habría al menos dos fuertes.

De Declan con Rivada y Frontier nadie duda que tengan la capacidad técnica y el soporte financiero adecuado para el despliegue de la Red ni el músculo financiero que lo acompaña en Estados Unidos (pero igual, sólo blofea).

Y lo que revela la entrada de Axtel y Megacable es que el riesgo de oferta parece acotarse con el cuádruple play y las empresas independientes, pues en ningún lado dice que las cableras no puedan ofrecer servicios inalámbricos (Axtel tiene espectro, ¿no?).

Concluyo: Provocar que la banca de desarrollo y las afores inviertan en la Red Compartida pues es cargar tantito el dado, ¿no cree?

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image