A tres años de la preponderancia

0

El avance de la reforma en materia de telecomunicaciones hasta ahora ha sido magro: The Competitive Intelligence Unit.

Tres años han transcurrido desde la determinación de dos agentes económicos preponderantes en los sectores convergentes de las telecomunicaciones y la radiodifusión, América Móvil y Grupo Televisa, respectivamente.

A la fecha se identifican hechos contrastantes en términos de la aplicación y cumplimiento efectivo de las medidas de regulación asimétricas:

Preponderancia: El Caso
de la Radiodifusión

En el caso del sector de radiodifusión se identifica un contexto muy distinto, puesto que se registra un aumento significativo en la oferta y acceso a contenidos audiovisuales.

La transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT), el acceso a la multiprogramación, la entrada de un nuevo competidor (Cadena 3 de Grupo Imagen) al segmento de televisión radiodifundida, la creciente oferta de plataformas de contenidos audiovisuales y el cambio de preferencias de los consumidores hacia estos medios alternativos, son elementos que demuestran la gestación de competencia en este sector.

Conforme a la misma fuente de análisis empleada anteriormente, “el surgimiento de nuevas alternativas en el acceso y provisión de contenidos audiovisuales, frente a plataformas tradicionales de programación lineal (TV abierta y de paga), que habilitan el consumo ubicuo y bajo demanda (on-demand), así como una mejor experiencia de usuario, han detonado una creciente competencia por captar la atención de la audiencia”.

Al cierre de 2016, la proporción de hogares que accede a contenidos audiovisuales únicamente desde la televisión abierta (43.8%) es cercana a aquella que lo hace a través de la televisión de paga (58.5%) y la de hogares que cuentan con servicios de video bajo demanda por Internet mejor conocidos como over-the-top (OTT) se aproxima a paso acelerado a las razones anteriores (20.4 por ciento).

A estos factores se suma que se implementó el régimen de gratuidad conocido como must-carry/must-offer, que obliga a los concesionarios de canales de tv abierta a que permitan que las redes de tv de paga puedan subir a sus sistemas esas señales de manera gratuita y viceversa, y obliga a los segundos a retransmitir las señales de tv abierta, lo que ha transformado la manera en la que ocurre la competencia en México, en beneficio de usuarios y audiencias.

A pesar de esta nueva dinámica competitiva, el órgano regulador, el IFT, ha determinado que Grupo Televisa, agente económico preponderante en Radiodifusión, debe tener nuevas medidas regulatorias como llevar separación contable o ampliar la compartición de su infraestructura, lo que ha provocado que sea el agente económico con mayor regulación en el mundo, es un caso que no tiene referente.

Esta sobrerregulación, consideran expertos, lo pone en desventaja, sobre todo frente a la competencia creciente que enfrenta con otras plataformas de contenidos audiovisuales.

A partir de todo ello, es un hecho que los avances en materia de preponderancia en los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión son contrastantes.

Mientras que en el caso del primero se identifican escasos avances en la consecución del objetivo de la Reforma Constitucional de generación de competencia efectiva, en este último el ecosistema competitivo de contenidos audiovisuales refleja una creciente competencia por la captación de audiencias, con una oferta cada vez más diversa de opciones para el consumidor.

Preponderancia: El Caso de las Telecomunicaciones

En este sector, diferentes métricas dan cuenta de un escaso avance en la promesa de la Reforma de Telecomunicaciones de alcanzar una competencia efectiva para dar mayores espacios a los competidores en beneficio de los consumidores.

América Móvil (Telcel) aún detenta una participación de mercado aproximada a 70% en términos de líneas o suscripciones, prácticamente la misma que cuando fue declarado como agente económico preponderante. Es decir, seguimos en México con la ausencia de competencia efectiva, aun a tres años de la introducción de medidas, que en telecomunicaciones fijas y móviles revelan su insuficiencia e incapacidad de hacer más competido al sector.

De acuerdo con cifras de The Competitive Intelligence Unit al cuarto trimestre de 2016, Telcel obtuvo una participación de mercado en líneas móviles de 64.8%, mientras que alcanzaba una proporción de 70.6% en el primer trimestre del 2014, periodo en el que comenzó la implementación de la preponderancia.

En cuanto a los ingresos de esa empresa, la participación de mercado del preponderante registra una escasa reducción. A la fecha asciende a 70.8% del total en el cuarto trimestre del 2016, muy cercano a 73.0% que alcanzaba en el primer trimestre del 2014.

En lo que toca a la aplicación y cumplimiento de las obligaciones específicas que le fueron impuestas a América Móvil, la evolución del mercado muestra que han sido insuficientes, parciales e ineficaz para cumplir con su cometido.

Por ejemplo, ha quedado pendiente la efectividad de la compartición de infraestructura y desagregación de la red local, en razón de que las actuales condiciones tarifarias, de acceso y uso de la infraestructura pasiva y red de fibra óptica del preponderante han impedido el logro de estos acuerdos, situación que imposibilitado la entrada y desarrollo de sus competidores y, por tanto, resulta en una mínima reducción o pérdida de su carácter como agente económico preponderante.

Con toda esta revisión, el escenario actual confirma la falta de competencia efectiva en el sector de las telecomunicaciones.

*El autor es CEO y director general de The Competitive Intelligence Unit.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image