Si se van los europeos, ¿cómo quedan las telecomunicaciones móviles mexicanas?

0

En las últimas semanas han surgido rumores sobre la salida de la empresa europea de telecomunicaciones móviles del mercado mexicano. La nota de un sitio web español ha desatado una serie de especulaciones sobre la venta de activos o de toda la operación mexicana que la empresa tiene en el país. Otros rumores mencionan empresas estadounidenses interesadas en reemplazar al jugador europeo.

Si los rumores terminan confirmándose la salida de los españoles sería una de las historias más interesantes del sector telecomunicaciones en México y con relevantes consecuencias para los consumidores. He aquí algunas reflexiones.

Las telecomunicaciones requieren bolsillos muy amplios.

De acuerdo con datos financieros de la empresa, Telefónica ha invertido en México alrededor de 58 millones de euros (alrededor de 64 millones de dólares) cada trimestre desde 2015. Suena mucho dinero, pero en 2015 su competidor estadounidense anunció inversiones por 3 mil millones de dólares en México hasta finales de 2018, algo así como 214 millones de dólares cada trimestre, mientras el operador predominante realizó inversiones trimestrales por poco más de 180 millones de dólares trimestrales el año pasado, según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

El negocio de las telecomunicaciones requiere enormes inversiones y la explosiva demanda de los mexicanos por datos móviles está forzando gastos enormes para mantener su infraestructura a la altura de las expectativas de los consumidores. Quienes carezcan de cientos de millones por año para invertir en este negocio difícilmente podrán salir adelante. Y el jugador español no parece tenerlos.

Las telecomunicaciones padecen márgenes cada vez menores

Una de las tendencias del sector de las telecomunicaciones en México ha sido el decremento de los ingresos individuales por usuario. Acciones regulatorias y decisiones del Instituto Federal de Telecomunicaciones en los últimos años eliminaron rubros como cobros de larga distancia e interconexión de llamadas, mientras que políticas comerciales como el no cobro del consumo de datos provenientes de redes sociales implican una contraen más el ingreso por usuario de los operadores de telecomunicaciones.

Hacia inicios de 2012 los ingresos mensuales por usuario en México superaban los 150 pesos al mes y para inicios del presente año los ingresos apenas superan los 125 pesos al mes de acuerdo con información de la consultora The CIU. El operador español tenía un margen económico denominado OIBDA de 24.5% a inicios de 2015 y dos años después había descendido hasta 17.3%. Más radical ha sido la estrategia del competidor estadounidense: hacia el primer trimestre de este año su margen, llamado EBITDA es de un sorprendente -20.6%.

Estas cifras ponen a cualquier empresa bajo gran estrés, pero en el caso de la empresa española, su situación se agrava por deudas por más de 50 mil millones de euros, que le impiden financiar inversiones o resistir mucho tiempo sin ganar dinero. Peor aún, México ocupa el quinto lugar en ingresos para los españoles en Latinoamérica, detrás de Brasil, Argentina, Perú y Chile, una situación crítica.

El mercado de telecomunicaciones en México tiende a ser norteamericano.

Una de las estrategias comerciales más exitosas de los últimos años en las telecomunicaciones móviles fue la virtual cancelación de las tarifas de roaming hacia Estados Unidos y Canadá. No extraña si consideramos que, según la Fundación BBVA Bancomer, en el vecino del norte radican poco más de 12 millones de ciudadanos mexicanos. Los jugadores americanos pueden aprovechar esta relación y complementarla con sinergias derivadas de la vecindad con una las redes de telecomunicaciones estadounidense, una de las más desarrolladas del mundo.

La empresa europea ha hecho todo lo posible para incrementar su porción de mercado pero ha crecido lentamente. En 2015 el operador español reportaba 22.5 millones de usuarios y hacia inicios de este año la cantidad de usuarios había llegado apenas a 25.6 millones. Qué diferencia con el jugador estadounidense, quien arrancó ese 2013 con 5.7 millones de usuarios y este año reportó el primer trimestre con 12.6 millones de usuarios. No hace falta ser adivino para discernir al jugador más competitivo.

El consumidor mexicano verá más competencia.

Al final del día el consumidor mexicano podría verse beneficiado con estos movimientos. Nuevos competidores con recursos frescos que tomasen la estafeta española implicarían un fortalecimiento de los servicios ofrecidos a sus usuarios, amén de nuevas estrategias para convertir a sus usuarios de prepago a postpago, una de las medidas que las empresas de telecomunicaciones móviles del país han implementado para mejorar sus ingresos.

Además, queda abierta la posibilidad de que, por medio de adquisiciones de empresas locales, los nuevos jugadores se animen a proporcionar el famoso cuádruple play, es decir, que en la misma factura se cobren servicios móviles y fijos. Sin embargo, sólo será el tiempo el que defina lo que sucederá.

Compartir.

Acerca del Autor

Author Image